A lo largo de 2019, desde la Sociedad Rural de Tucumán, hemos realizado un extenso trabajo para abordar las temáticas relacionadas a los delitos rurales.

Lamentablemente el 2020 parece no dar tregua a una problemática que avanza y que requiere un mayor compromiso por parte del Poder Judicial, del Ministerio de Seguridad y de la Policía.

En esta oportunidad, nos vemos obligados a informar que muchos de los delitos continúan impunes a pesar de las múltiples reuniones con autoridades provinciales que hemos mantenido a lo largo del año pasado para abordar este flagelo que afecta a muchos productores y a sus empleados.

Nos preocupa la falta de respuesta del Ministerio Público Fiscal, organismo al cual reclamamos una pronta reunión para poder coordinar un trabajo colaborativo y acercarles las propuestas que desde la Sociedad Rural Argentina y la Sociedad Rural de Tucumán venimos elaborando.

Lamentablemente, queremos alertar a los productores que a pesar de las reiteradas denuncias, hemos detectado una nueva modalidad que consiste en la caza con armas largas, de animales vacunos pequeños, de fácil manejo, que se “carnean” en los campos y son trasladados en moto de una provincia a otra para su “comercialización”.

Los acontecimientos aquí detallados están debidamente respaldados por las denuncias correspondientes.

Exigimos que se cumplan las leyes, se investigue y se apliquen los castigos correspondientes a los responsables.

Además, queremos llamar la atención a todos los productores, que ante la falta de respuestas, pongamos mayor atención para colaborarnos frente a esta situación y poder así proteger la integridad de nuestros empleados, la nuestra propia y nuestros bienes.